Skip to content

Archive

Archive for agost, 2012

Proyectos de Ley

PROYECTO DE LEY, DE USO, PROTECCIÓN Y PROMOCIÓN DE LAS LENGUAS Y MODALIDADES LINGÜÍSTICAS PROPIAS DE ARAGÓN

 

  • Legislatura: VIII
  • Calificación: Admitida el día 29/08/2012. Publicada B.O.C.A. núm. del
  • Tipo Tramitación: ORDINARIA
  • Enmiendas a la totalidad presentadas: 0
  • Enmiendas parciales presentadas: 0
  • Informe de Ponencia pendiente
  • Dictamen de la Comisión pendiente
  • En Tramitación

Font: http://bases.cortesaragon.es/bases%5Ctramitacion.nsf/%28ID%29/754264327816E340C1257A5400255F6A?OpenDocument

Juan Villoro: «Me fascina el señorío y la vida activa del Matarraña».

Juan Villoro (Ciudad de México, 1956) es el periodista y escritor mexicano más influyente en España. El genuino estilo de sus libros y las colaboraciones que hace en medios como El Periódico de Cataluña y El País han motivado parte de su éxito. La otra parte, más intangible, surge de una irrepetible mezcla de su bagage cosmopolita con la sangre matarrañense que corre por sus venas. Es el singular carácter que imprime en sus visitas al territorio, donde intercala las jotas con los narcocorridos.

 

¿Cuál es su vínculo con la comarca del Matarraña?
Mi abuelo se llamaba Miguel Villoro Villoro y era de La Portellada. Después de la Guerra Civil, se marchó a vivir a México, donde hemos nacido mi padre y yo. Para mí es muy curioso ver que mi apellido tiene un sitio donde es sumamente común. En México hay más de 120 millones de habitantes pero los únicos que nos apellidamos Villoro somos mi familia y yo.

¿Cómo recuperó, desde México, el vínculo con el resto de ‘Villoros’?
Volví hace 10 años porque me pidieron escribir un artículo para El País sobre algún pueblo de España. Un primo mío que ya había venido a La Portellada me sugirió volver al sitio de procedencia de nuestra familia. Estuve un día y escribí el artículo, al que titulé ‘El pueblo de tu nombre’, en referencia a mi apellido.

Para usted es como si Villoro fuera algo más que un nombre de familia.
Me recuerda a la primera frase del libro ‘Pedro Páramo’, escrito por Juan Rulfo: «Vine a Comala porque me dijeron que acá vivía mi padre». Para mí, Villoro vendría a significar algo similar a esto, es como la búsqueda del origen. Mi relación con el territorio era inexistente hasta ahora porque mi abuelo, el que era de aquí, murió joven y porque la dictadura rompió las relaciones institucionales con México.

Pero no ha perdido el tiempo para recuperar la relación con la gente de La Portellada.
No. Además de visitar la zona, me reúno con muchos de los vecinos del municipio que viven en Barcelona, donde paso un trimestre al año para dar clases en la universidad. Aprovecho y voy con ellos a un restaurante de La Barceloneta que, cómo no, se llama Villoro.

Como mexicano, ¿qué es lo que más le impacta del Matarraña?
Desde un punto de vista de viajero, me fascina la combinación de naturaleza, masías, palacios, iglesias… Se trata de municipios con un señorío extraordinario. Por otra parte, me encanta la vida activa en los pueblos, algo que se ha perdido en México. Allí, o trabajas la tierra o te vas. Como agravante, los que emigran de los pueblos mexicanos lo hacen a los Estados Unidos y ya no vuelven nunca. Pero aquí no sucede así. La Portellada es un imán afectivo y sentimental.

México suena a narcotráfico. ¿Podría romper ese tópico?
La imagen que tiene el mundo sobre la corrupción y el narcotráfico mexicanos es cierta, aunque no es responsabilidad de mi país únicamente. Ese negocio existe porque tenemos como vecino a los Estados Unidos, el país que más droga consume y más armas vende del mundo. Pero también es cierto que México es un país muy rico culturalmente y con un gran futuro por delante. Es un país en transformación que ha superado muchas crisis.
En España nos vendría bien saber la receta que han utilizado para ello.
México es un país en transformación y muy alegre. Vivimos peor que los españoles pero no nos deprimimos porque la experiencia nos ha enseñado que el futuro siempre es mejor.

 

Maella no levanta la restricción porque el agua del embalse llega sucia.

Un convenio con AcuaEbro permite el regadío social de Fayón.

Pròleg inèdit a «Licantropia» « L’esmolet.

[Aquest és el pròleg que no apareix en aquesta primera (esperem) edició de Licantropia. Me’l va escriure l’Artur Quintana i em va saber molt greu que no me’l volguessin incloure. Us el deixo aquí per als que vulgueu gaudir-lo.]

Les valls —aragoneses, catalanes, valencianes— del Matarranya, on passa majoritàriament aquesta novel·la, són terra brava, com les d’o Caurel, terra de llops i raboses, de senglars. Més encara ho devien ser al segle XVIII, en començar la narració, quan els llops campaven arreu i s’hi feien quasi els amos. I no us creguésseu pas això que diuen que de llops ja no se’n veuen per ací: no fa tant, uns deu o dotze anys, se’n va veure un a la comarca dels Ports, i nosaltres mateixos, la meua muller i jo, tres o quatre anys enrera, en vam veure un altre prop del barranc de les Torretes al terme de Bellmunt: era en ple dia assolellat, sorprenentment. L’animal es dreçava, dalt d’un tossalet no gaire lluny, no se’l veia afamat, més aviat llustrós, gris. Semblava ataüllar territori. Quan ens vam mirar, va fugir quasi sense adonar-nos-en, com una ombra. Jo, per allò de bien bale un tocho en a man, em vaig afanyar a trobar-ne un. I d’aleshores ençà, sempre miro de portar-ne. Al lloc, en explicar-ho, si no vam ser la riota, poc se’n va faltar. No se’n solen veure, de llops, al Matarranya, però hi són, és clar. La narrativa popular se’n fa ressò: en podeu llegir algunes mostres esplèndides d’aquests contactes entre homes i llops a Lo Molinar i a les obres d’en Desideri Lombarte —La Creu del Llop, …—, o a la narració que recull Josep Anton Carrégalo sobre la Punta de la Camiseta al seu llibre de la literatura oral de Mont-roig.
En Carles Terès, nascut i criat al Pla de Barcelona, a Sant Martí de Provençals, i franjatí pels quatres costats —la mare de Queretes al Matarranya, el pare d’Estopanyà a la Ribagorça— de sempre s’ha sentit hereu d’aquesta tradició. Hi han ajudat també els llargs estius d’infantesa i adolescència passats a Queretes, revifats, i força, en emmullerar-se l’any 1993 amb torredarquina i passar a viure a aqueixa vila des d’aleshores. Els crítics hi veuran també molt Lovecraft, i el mateix Carles Terès, en proclama ací explícitament aquesta influència; tanmateix jo ja en tinc ben prou amb la matarranyenca. I encara més perquè l’autor, company de treballs i dies aragonesos, em va fer veure el caràcter licantròpic de la narració sobre la Punta de la Camiseta, una interpretació estimulant que jo no hi havia sabut trobar —i que és el punt clau de tota aquesta novel·la. Aleshores li vaig parlar del meu entusiasme pel Lokis d’en Prosper Merimée, que ja de molt jovenet m’havia impressionat; evidentment no era licantropia, car s’hi tracta d’un home-ós i no llop, però els paral·lelismes són evidents. També li vaig abocar, erudició oblige, que si el Wer del Werwolf alemany és parent del nostre vir o del garou dels loups-garous francesos, i que les paraules llop, wolf o likos vénen de la mateixa arrel indoeuropea que vol dir l’‘especejador’, l’‘esqueixador’. No calia: la licantropia feia ja temps que li bullia pel cap i anava prenent forma, amb canvis substancials encertats dins la novel·la. Aquesta temàtica amara la novel·la sencera, i el seu alè misteriós, sovint finíssim, sense deixar mai d’inquietar-vos, us acompanyarà per tota la lectura, i més enllà. Aneu-hi amb compte.
Haig de fer un incís. En començar aquest paper us he dit que l’acció de Licantropia passava majoritàriament a les valls del Matarranya. Però aquest topònim no surt mai en tot el text, i totes les localitats de les valls matarranyenques aragoneses i valencianes on transcorre la novel·la tenen noms que debades cercareu pels nostres atles: la Pobla de Llobosa, Prats Jussans, Capçades, Montclar, Valldepedra, Castellsaïd, les Balmes del Miracle,… . Tanmateix el lector, si vol, ho té fàcil per a identificar-les, ja que les viles properes a l’àrea matarranyenca que s’hi esmenten tenen noms ben reals: Alcanyís, Morella, Arnes, i conformen un triangle dins del qual se situen les poblacions més abans citades. Les restants poblacions —Barcelona, Olot, Vic, Banyoles, Reus, …— tenen totes noms coneguts.
En paral·lel a la narració licantròpica s’hi desplega l’evolució vital del personatge principal, Llorenç, un barceloní amb arrels matarranyenques, que en casar-se amb una xica de la Pobla de Llobosa se n’hi va a viure com a pubill. Amb detalls escampats ací i allà assistim al difícil procés d’adaptació del personatge, urbanita malgrat tot, al neoruralisme. Especialment punyents són les observacions que fa de la tètrica situació de la llengua catalana a l’Aragó, del despoblament i d’una incipient immigració. Tot i que la novel·la és escrita en tercera persona per l’autor omniscient, aquest s’arriba a identificar tant amb en Llorenç que no sempre és fàcil de destriar el que diu, veu o sent l’un o l’altre. Ho podreu observar en prou d’ocasions.
Un aspecte tractat amb molta cura per part de l’autor és el de la llengua que s’hi fa servir. L’autor, en Llorenç i els seus amics catalans ho fan en català estàndard passat pel tamís del parlar barceloní, mentre que els personatges matarranyencs parlen el català col·loquial de l’Aragó. Alguns, per haver viscut molt de temps a Catalunya, barregen els codis, com ocasionalment fa, volent o no, el mateix Llorenç. Hi ha encara més detalls d’aquest caire, que una lectura atenta us permetrà de descobrir.
Licantropia no és l’opera prima d’en Carles Terès, com algú podria creure. Ell prové d’aquesta excel·lent escola d’escriptura que és l’articulisme dels —pocs, hélas!— diaris i revistes que publiquen en català a l’Aragó. Ja fa més de quinze anys, des del 1995, que escriu a la columna «Viles i gents» del diari La Comarca d’Alcanyís, i del 2003 ençà publica la columna «L’esmolet» a la revista Temps de Franja. És ben possible que la frase més aviat breu i l’adjectivació molt pensada i precisa, ben trobada, que es pot observar a Licantropia —el cerç glaçat gronxava els cossos rígids; l’acollidora intimitat del cotxe; un remotíssim record de mar, …— vinguen d’allà. Opera prima o no, sí que Licantropia és obra plena i permet augurar per a en Carles Terès, per poc que els déus li siguen propicis, un gran futur d’escriptura.

Artur Quintana

L’Artur Quintana es repensa de travessar a l’altre costat de la cova del Malcasat (nom inventat) prop de la punta de la Samarreta, per allò que pugue passar…
Amb la licantropia no s’hi juga.

 

Manifèste lenga d’òc: ua e divèrsa

Nosautes, sossignats actors culturaus, escrivans e usatjants d’aquesta lenga, afirmam publicament lo noste estacament ad aquesta nocion beròi
clara : la lenga d’òc qu’ei ua e divèrsa. La nosta cultura fonciona com un ensemble larg non ierarquizat “deus Aups aus Pirenèus”, “de la mar blua a
la mar verda” qui cultiva la soa meravilhosa diversitat e qui constitueish ua de las soas originalitats e ne s’opausa pas briga ad aqueste ambient d’unitat
qui ei tostemps estat son e qui’u balha tanben lo son arsec.
Manifèste a l’iniciativa de la seccion de lenga d’Òc deu “PEN international”, associacion mondiau deus escrivans tà la libertat d’expression.
Joan-Frederic BRUN, president.

Arretrobatz lo ligam en clicar ací (http://www.petitions24.net/manifeste_affirmant_le_caractere_un_et_divers_de_la_langue_doc)

I Concurs de Relat breu i Fotografia del riu Matarranya. El convoca el Consorci del Riu. Admet textos en català.
El termini s’acaba l’1 de setembre, hi ha una adreça de correu electrònic.
200, 100 i 60 euros en premis.
Informació a http://contratoderiomatarranya.org,  (i més concret  http://contratoderiomatarranya.org/index.php?view=details&id=2%3Ai-concurso-de-relatos-contrato-del-rio-matarrana-201-i-concurso-de-relatos-contrato-del-rio-mata&option=com_eventlist

Maella podría levantar hoy la restricción nocturna de agua.

Una conversa a la piscina « L’esmolet.

La Comarca, columna «Viles i gents», 31 d’agost de 2012

Fa calor. Ajaguda a la gandula, la jubilada intenta avançar en la lectura d’un best-seller. Vora seu un matrimoni vigila les evolucions de la filleta.
—¡No te acerques al agua! —fa la mare.
—No patixques tant, que jo la controlo —la tranquil·litza el marit.
És una altra de les parelles que, tot i parlar en català entre ells, han decidit fer-ho en castellà amb els fills.
—Per què no li parleu com natros? —pregunta la lectora distreta.
El matrimoni es mira i arronsen els muscles.
—I què més dóna? —fa el marit— Total, el castellà l’entén tothom.
—És que no volem que tingue problemes a l’escola. La mestra mos ha dit que millor que li parléssem castellà… —diu la dona.
La del llibre mira al seu voltant i constata que no són els únics que segueixen estes directrius tan poc pedagògiques. Entre els matrimonis mixtes i els que no volen «problemes», són majoria els que s’adrecen en castellà als fills.
—Si la cosa seguix així, d’aquí a poc ningú farà servir la nostra parla —insisteix la dona.
—No dona, no. Ací sempre s’ha parlat i es parlarà, el xapurriau —diu el marit amb l’aplom de qui té les coses clares.
—Vols dir…? —fa la jubilada una mica fatigada pel tema—. No crec que de grans, la vostra xiqueta i tots eixos menuts, es passon a la nostra llengua per art de màgia. Veig més fàcil que els pocs que sí que la pàrlon l’abandónon perquè no els valdrà per a res.
El pare s’aixeca de cop i agafa la nena, que s’havia acostat massa a la piscina.
—¿Qué te ha dicho mamá? No pases la valla, que te puedes caer al agua —la renya.
Torna al llibre, però les lletres li ballen davant els ulls. De fons, el xipolleig dels banyistes i els crits de la canalla, tots en un castellà monolític.
Les orinetes sobrevolen el recinte, a l’espera del seu torn per abeurar. «D’ací deu o quinze anys no en quedarà cap, d’orineta —pensa la lectora de best-sellers—. Només ‘golondrinas’».
I sent com si el món s’anés pansint sense remei: fent-se petit, eixut i mooolt avorrit.

Los hombres lobo de Terès, en Torre de Arcas.

E-mail Imprimir

Carles Terès, el sábado, en la firma de su libro en Torre de Arcas

El diseñador gráfico y escritor cretense, Carles Terès, presentó el sábado en Cretas su ópera prima en la literatura: la novela ‘Licantropía’. Lo hizo frente a casi un centenar de personas que se acercaron a la localidad para conocer más de cerca la historia de corte fantástico con la que el escritor ganó el premio ‘Guillem Nicolau’ 2011.

La presentación del libro se enmarcaba en la programación cultural que este fin de semana ha ofrecido Torre de Arcas para completar las actividades de sus fiestas patronales. Además de la presentación del libro de Terès, por la noche hubo una sesión de conciertos con las actuaciones de La Kinki Beat, Azero, Willy Fuego y Neiz.

Hombres lobo en el Matarraña
La primera novela de Carles Terès aborda una trama de ficción y misterio enmarcada en el Matarraña. ‘Licantropía’ arranca en el siglo XVIII de la mano de un cura encargado de evangelizar a los vecinos de la comarca. El camino del cura se detiene en un castillo en medio del bosque en el que acaba percibiendo que ocurren sucesos extraños.

Tres siglos después, Llorenç, un fotógrafo catalán que se afinca en la comarca por amor, recupera el hilo de aquellos extraños acontecimientos que perturbaron el camino del cura evangelizador. El autor explicó que la historia surgió prácticamente fruto de la casualidad. «El Instituto de Estudios Turolenses me encargó un relato hace un par de años que quedó en nada por culpa de la crisis. Al final, me animé a seguir con la historia», explicó el autor. Tal es así que el pequeño relato que empezó a escribir Terès se ha convertido en una novela de unas 200 páginas que engancha de principio a fin.

‘Licantropía’ es, además, una reivindicación de la lengua materna de todos los matarrañenses, ya que fue escrita en catalán. Terès defendió así que que el catalán del Matarraña no solo es una lengua de uso cotidiano, sino que también es un instrumento cultural tan válido como lo es el castellano.

La mejor FesTA
Las propuestas culturales del Festival de Torre de Arcas, FesTA, concluyeron por la noche con las actuaciones de La Kinki Beat, Azero, Willy Fuego y Neiz. Decenas de personas asistieron a los conciertos que caldearon la noche matarrañense. El rock y el drum and bass más refrescante coronaron la velada.

Una estreta finestreta « Lo finestró del Gràcia.

 

A pocs metres de la Font de Julià de la Codonyera, des de fa temps ben seca i abandonada, hi ha un maset de pedra amb una bona teulada. A la façana principal, a més de la porta, hi ha una allargada finestreta vertical a manera d’espiera com podeu veure a la fotografia. Aquest estiu vam donar un tomb per aquell indret. Mon germà, veient el meu interès que demostrava per la petita obertura, em preguntà:

        —Saps per què servia eixa finestreta?

        —Per vigilar l’entrada del maset i per defensar-lo —li vaig contestar sense pensar-lo dues vegades.

        —Vas molt errat —em va dir ell, i va afegir:

        —Com estic segur que no ho endevinaràs, t’ho explico ara mateix. A l’“hinviarn”, quan es collien les olives, per les nits se guardaven les “escaleres” llargues a dintre del maset, i com no hi cabien, la part sobrant quedava fora ixint per la finestreta.

        Amb tota sinceritat us diré que hagués trigat molt de temps en trobar-li la vertadera utilitat a la finestreta.

        Segons es diu pel poble, l’aigua de la Font de Julià era la més bona del terme. L’any 1930, quan es va portar l’aigua a les fonts del poble des de la Font de Gil, com l’aigua d’aquesta font no era prou bona —massa blana—, es va enviar a la capital de la província per fer la corresponent anàlisi, aigua de la Font de Julià. El resultat de l’anàlisi va ser prou bo, però els veïns de la Codonyera beurien l’aigua de la Font de Gil.

Fotos del mur.

Fotos del mur

Licantropia visions – YouTube.

Imatges suggerides per la lectura de “Licantropia”, de Carles Terès Bellès. Premi Guillem Nicolau 2011 (Govern d’Aragó). Música de de Philip Glass, de la banda sonora de la pel·lícula “The Hours”,

Licantropia.

“Licantropia”, novel·la guanyadora del premi Guillem Nicolau 2011 que atorga el Govern d’Aragó.

Con el aragonés, siempre ha sido necesario estar en la trinchera | Heraldo.es.

Antón Castro. Zaragoza | 26/08/2012 a las 11:24     2 Comentarios

 

Ánchel Conte Cazcarro (Alcolea de Cinca, Huesca, 1942) es Doctor en Historia y uno de los más importantes escritores en aragonés. Labordeta, Manolo García y Olga y los Ministriles han cantado sus poemas.

 

Ánchel Conte, en Ravenna. Ánchel Conte, en Ravenna. 1.¿Qué hace un escritor en verano?
-Más o menos lo de siempre: escribir algún poema, leer algo, pero poco; engancharme a internet, dormir un poco más de lo habitual… Nada especial. Siento pereza para hacer trabajos que me exijan mucha atención, sea estudios de historia o sea prosa literaria.

2. ¿Dónde veranea?
-En Vera, Almería, paso parte de las vacaciones, evitando el mes de agosto porque el turismo es terrible. Me gusta Barcelona en agosto porque hay poca gente, y en ocasiones salgo al extranjero, aparte de ir a Huesca.

3. ¿Es de playa, de montaña, de ciudad o de pueblo?
– Soy de mar (que no de playa) cuando no hay mucha gente, voy poco a la montaña últimamente, menos aún a mi pueblo. Vera y Barcelona son mis sitios de vacaciones, si no es que hago algún viaje especial. He ido en los tres últimos años a Italia, Turquía, Egipto y Rusia.

4. ¿Qué hace diferente al resto del año?
-No cambio mi vida, apenas. Cocino cada día del año (cada vez me gusta menos comer de restaurante), camino no lo que debiera, no me gustan las tertulias y la partida de cartas con un grupo de amigos se hace cada semana durante el curso y no en vacaciones

5. ¿Cuál ha sido el viaje de verano de su vida?
-No han sido uno, han sido varios. El primero fue mi estancia en la Universidad de Perugia, un curso en un mundo que para un español de la dictadura era la libertad, me sentí por primera vez en mi vida completamente libre y supe mejor lo que suponía la dictadura. El segundo, mi primer viaje a Guatemala, cuando el país estaba en guerra y viví intensamente la belleza única de aquella tierra y el drama de sus gentes. El tercero, Siria, un país que me enamoró y al que deseo ardientemente volver; sus monumentos, sus paisajes y sobre todo su gente… Me di cuenta de que mi pobre árabe me permitía entenderme con ellos y aquello fue muy emocionante para mí. De este viaje nació el poemario ‘E zaga o mar o desierto’.

6. El verano está asociado a la infancia y a la adolescencia. ¿Cómo fue esa época?
Mis vacaciones en Alcolea cuando ya nos habíamos trasladado a vivir a Barcelona, el reencuentro con los amigos, con mi paisaje, con las Ripas… Y mis vacaciones en Alloza, con Eloy Fernández Clemente y Pilar, su hermana. Descubríamos la vida juntos, la amistad y yo viví en Alloza mi primer enamoramiento imposible de un chico que vivía en Senegal. Fue una experiencia hermosa, pero al tiempo dura porque aquello no pudo ser. Después mis vacaciones en Robres, en un paisaje y con una familia que, para bien, han marcado mi vida. Creo haber tenido una infancia y una adolescencia felices. No tuve traumas religiosos, me sentía libre, creo que sabía bastante bien lo que quería porque me conocía a conciencia y me aceptaba tal como era.

7. ¿Cuál es su mejor recuerdo de entonces?
-Son muchos, muchísimos. Pero si hubiera de quedarme con uno creo que elegiría el despertar del amor y del sexo a una edad muy temprana.

8. ¿Qué tipo de lecturas u otras actividades sueles hacer en estos días? ¿Cómo es el menú ideal de un día perfecto?
-Leo, por desgracia, poco, estoy muy perezoso, prefiero escribir, bien sea poesía o estudios de moros. Desde hace un año salgo casi a poema diario que publico en Facebook, en una página que se llama ‘Queremos más obras d’Ánchel Conte’. Por otro lado, ando metido con los mudéjares de Barbastro y de su comarca. El menú del día ideal sería levantarme tarde, desayunar pausadamente, leer la prensa, salir un rato, cocinar y comer con mi compañero, atontarme un rato delante del televisor y por la tarde-noche darle a la creación literaria o al trabajo de investigación, o las dos cosas a la vez, ah, y acostarme tarde, no antes de pasada la una.

9. ¿Qué libro, qué cuadro, qué museo, qué película, qué canción o qué álbum están asociados a un verano inolvidable?
-Libro: parece una barbaridad, pero ‘La Celestina’, en Alloza, a los 12 años. Un cuadro no, un conjunto de pintura que me dejó marcado para siempre: la basílica de Asís, tanto la inferior como la superior con los frescos de Giotto, aquel verano en Perugia. Una película: ‘Roma citta aperta’ de Rossellini. Canción: otras vividas en Perugia: ‘Bandiera Rossa’, que canté montones de veces, ‘Tanto pe canta’, de Nino Manfredi, y ‘Bugie’, de Mina. Nos pasábamos horas escuchándolas en un bar frente a la universidad.

10. ¿Cuál ha sido el gran personaje de sus veranos?
-De la infancia y de la adolescencia, mi amigo Antonio, de Alcolea, que murió en accidente cuando teníamos 26 años.

11. ¿En qué han cambiado los veranos con internet? ¿Y con la crisis?
-Con internet, mucho; gracias a eso he sufrido una fiebre creadora tremenda. Ver que mis poemas llegaban a ser vistos por más de 5.000 personas en una semana me animaba a escribir como loco. Me permite leer mucha prensa extranjera (italiana, francesa y en lengua portugués), mantengo relación con mucha gente y gracias a internet he recuperado amigos viejos y montones de exalumnos, lo que ha sido una alegría. La crisis no me ha afectado…, por ahora. Teniendo en este país ahora la pensión máxima me parecería miserable quejarme con el paro que hay y con los salarios del común de los españoles, que trabajando ganan menos que yo.

12. Su vida está vinculada al Alto Aragón y al aragonés. ¿Son buenos tiempos para el aragonés y la escritura en aragonés?
-Todo lo que investigo es historia altoaragonesa. En cuanto a la creación literaria, toda es en aragonés. Nunca han sido buenos tiempos para esta lengua y siempre ha sido necesario estar en la trinchera. Nunca se ha protegido realmente la lengua, ni siquiera la ley que salió adelante con los votos de PSOE y CHA era una buena ley, porque dejaba a las lenguas propias en inferioridad respecto al castellano: ni eran cooficiales ni eran de estudio obligatorio, todo en las zonas de uso dominante, y eso suponía que las relegaba a la categoría de lenguas de segunda. Pero es que lo que está haciendo el gobierno PP-PAR exige que salgamos a la calle, porque con su ley van a matar el aragonés y el catalán, ya que ni siquiera se les reconoce el nombre. Llevo desde 1966 en el tajo y no pienso reblar.

13. ¿Cuál es la mejor, la más extraña o sorprendente anécdota veraniega vinculada a su profesión?
-Fue en julio, al regreso de un viaje al extranjero con el grupo Viello Sobrarbe, cuando me enteré de que la Administración me echaba de Aínsa. A la semana tenía trabajo en el colegio de los Labordeta, en Zaragoza, el Santo Tomás. Justo un año después de la fecha en que me enteré de la expulsión, coincidiendo el día, aprobé las oposiciones.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: