Origen: Indignación tras un temporal que dejó incomunicados a 3.000 bajoaragoneses