Un agricultor del Matarraña perseguido por los anarquistas en plena Guerra Civil

ARA-CINE AIBAR Aibar mezcla fantasía y Guerra Civil en Aragón en su último filme “El bosque”

Jose Oliva

Barcelona, 11 dic (EFE).- Un agricultor del Matarraña (Teruel) perseguido por los anarquistas en plena Guerra Civil española que se ve obligado a esconderse en un bosque habitado por seres extraños es el punto de partida de “El Bosque”, la última película de Óscar Aibar, basada en un cuento fantástico de Albert Sánchez Piñol.

 

Los protagonistas del filme son una familia de la comarca del Matarraña, en el Bajo Aragón, que ocultan un secreto ancestral: cerca de su masía aparecen una misteriosas luces, un fulgor sobrenatural visible dos noches al año y que, según la tradición familiar, son una puerta a otro mundo.

 

El director Óscar Aibar, realizador de “Atolladero”, “Platillos Volantes” o “El Gran Vázquez”, ha dicho hoy en la presentación que “la parte fantástica de la película funciona como una metáfora, un mundo alternativo al real”.

 

Sin embargo, el desarrollo de “El Bosque” lleva al espectador a pensar, como dice Aibar, que “incluso en los mundos utópicos hay crisis, guerras y ministros de cultura”.

 

La cinta, protagonizada por María Molins, Àlex Brendemühl, Pere Ponce y Tom Sizemore, propone una mezcla de ambientación rural y género fantástico, “ambientado en un momento concreto de crisis, la Guerra Civil española y en un espacio preciso, el Matarraña, una zona de frontera que vivió una experiencia especial durante la guerra”.

 

Aibar confiesa que utiliza la guerra civil como “detonante de unos conflictos humanos mucho más antiguos y arraigados”, que durante la contienda desencadenarán en crueles venganzas y ajustes de cuentas.

 

El escritor Albert Sánchez Piñol, autor del guión y del relato homónimo de 8 páginas en el que se basa el filme, ha dicho que “desde un principio le atrajo la idea de ambientar una historia de puerta dimensional a la Guerra Civil, pero en el fondo ‘El bosque’ es una historia de amor”.

 

Sucede, continúa Sánchez Piñol, todo lo contrario de lo habitual: “Normalmente el amor te lleva al matrimonio, en este caso, el matrimonio les lleva al amor”.

 

No encuentra Aibar extraño producir una película a partir de un cuento breve y pone como ejemplos recientes muchas de las adaptaciones de Stephen King o su película favorita de Hitchcock, “Los pájaros”, adaptada de un cuento de 9 páginas.

 

Aibar se declara un enamorado del cine americano de serie B de los años 50 en el que “los elementos fantásticos son una metáfora, como sucede con ‘La invasión de los ultracuerpos’, que simboliza la derecha norteamericana y el mccarthysmo”.

 

Con la inclusión de un epílogo en el filme, que ya se encontraba en el cuento original, en el que por fin se hace visible de manera testimonial ese mundo fantástico, Aibar quiso “dar un regalo al espectador, que durante toda la película ha estado estimulando su imaginación”.

 

Cuando le preguntan si le habría gustado desarrollar ese otro mundo fantástico, Aibar responder categórico y socarrón: “Mostrar el otro mundo era un presupuesto de 22 millones de dólares y nuestra película es el presupuesto de zapatería de ‘El Hobbit'”.

 

La elección del veterano actor norteamericano Tom Sizemore en el papel del oficial brigadista tuvo que ver, según el director, con la decisión de “no recurrir al típico actor alto, guapo y rubio del que se enamora Dora, la protagonista, y además se trata de un actor muy especial, puro rock & roll, que te da una mirada profunda”.

 

María Molins, la actriz que compartió más minutos en el rodaje con Sizemore, se ha declarado una admiradora de él y ha revelado que aprendió mucho “de un actor que ha hecho 170 películas, que procede del Actor’s Studio, que te mira a los ojos y encuentra la verdad del momento”.

 

Actores, director y guionista han coincidido en señalar que el lenguaje y la lengua, el dialecto matarrañés, “son una protagonista más”, pero, como anota Aibar, “da más realismo a la historia”, y a los intérpretes les ayudó a encontrar sus personajes, sin caer en la parodia. EFE

 

jo/mg

 

(foto)

 

|K:CUL:CULTURA-ESPECTACULOS,CINE|

 

|Q:ACE:es:01005000:Arte, cultura y espectáculos:Cine|

 

|R:EFE-ARA|

 

12/11/13-46/12