Cuando el PP y el PAR llamaban catalán al catalán – Aragón – El Periódico de Aragón

Cuando el PP y el PAR llamaban catalán al catalán – Aragón – El Periódico de Aragón.

Ninguna de las dos formaciones ha sido proclive a la defensa de esta lengua propia, aunque se llegó a legislar citándola como indican los criterios científicos de la comunidad lingüística internacional

05/05/2013

Hubo un tiempo en que los dirigentes del PAR y los del PP, si bien estos con algún reparo, admitían la realidad trilingüe de Aragón y así llegaron a admitirlo en la legislación autonómica. Entonces supieron discriminar los criterios científicos de los políticos, asumiendo que compartir una lengua –en este caso el catalán– con otras comunidades u otro país no supone la absorción ni la anexión de una por parte de la otra. Fue en la legislatura 1995-1999. Como ahora, el PP gobernaba en coalición con el PAR. Javier Callizo, actual director general de Patrimonio fue consejero de Cultura con el PSOE y en el 2001 presentó un anteproyecto en el que admitía sin complejos las tres lenguas aragonesas.

En marzo de 1999 entraba en vigor la Ley del Patrimonio Cultural Aragonés, en cuyo artículo 4 recogía sin ambages: “El aragonés y el catalán, lenguas minoritarias de Aragón, en cuyo ámbito están comprendidas las diversas modalidades lingüísticas, son una riqueza cultural propia y serán especialmente protegidas por la Administración”.

Pero Aragón era un poco más Aragón en los 90 y las Cortes elaboraron un dictamen redactado por la comisión especial sobre la política lingüística en Aragón, que no tuvo ningún voto en contra (únicamente la abstención del PP). Ahí se reconocía “la realidad multilingüe de Aragón” en la que junto al castellano, “conviven otras lenguas, que son el catalán y el aragonés, con sus distintas modalidades” y se reconocía la “igualdad de tratamiento legal para las dos lenguas aragonesas minoritarias” y la garantía del “uso y la enseñanza del aragonés y del catalán con arreglo a los criterios de voluntariedad y respeto, de acuerdo con la realidad sociolingüística de Aragón”. Se hizo un plan de toponimia y señalizaciones y se defendió el “apoyo a publicaciones, manifestaciones y medios de comunicación en las lenguas minoritarias”. Asimismo, se instaba a un grupo para la normalización de las lenguas aragonesas.

El PP hizo un voto particular en el que llegó a admitir –de común acuerdo con todos los criterios científicos que ahora vulnera para hilaridad de la comunidad académica internacional y mezclándolo con criterios políticos– que en Aragón se hablaba el “catalán noroccidental empleado en forma de variedades locales diversas”.