Skip to content

Archive

Category: Olimpíades
SE ENTREVISTARÁ EN VANCOUVER
Belloch pedirá a Samaranch “neutralidad” con las candidaturas
El alcalde de Zaragoza se entrevistará en Vancouver con su homónimo canadiense y con el presidente de honor del COI, Juan Antonio Samaranch, aunque ha asegurado que no le pedirá un trato de favor con la candidatura aragonesa.
Vota:VotaVotaVotaVotaVota Resultado:VotaVotaVotaVotaVota 14 votos
Imprimir Enviar a un amigo
EFE. Zaragoza
El alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, ha conseguido credenciales para viajar hasta la ciudad canadiense de Vancouver, donde se celebran los Juegos Olímpicos de Invierno 2010, y se entrevistará con su alcalde, Gregor Robertson, y con el presidente de honor del Comité Olímpico Internacional, Juan Antonio Samaranch.

En declaraciones a los medios, Belloch ha confirmado que el viaje se producirá el próximo día 26 de febrero gracias a la intermediación del COI para facilitarle las credenciales, una acreditación que sí tenía el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, como ciudad que había organizado unos Juegos Olímpicos.

Según Belloch, el encuentro con Samaranch era “fundamental” porque aunque es presidente de honor es “muy activo”, si bien, ha adelantado que no quiere pedirle un trato de favor con la candidatura Zaragoza-Pirineos para celebrar los Juegos Olímpicos de Invierno 2022, sino que sea neutral con todas las aspirantes.

La entrevista con el alcalde de Vancouver tiene como objetivo conocer los problemas concretos, “esos que no aparecen en los informes”, y que puedan servir para elaborar la candidatura aragonesa.

Además, la delegación, compuesta además por el arquitecto Miguel Forgivet, el asesor del área de Deportes, Luis María Garriga, quienes viajarán dos días antes, el consejero municipal de Deportes, Manuel Blasco, y la jefa del Gabinete de prensa, Mercedes Gracia, tratarán también de tener contactos con diversas federaciones deportivas.

Belloch pedirá a Samaranch neutralidad  con las candidaturas | Heraldo.es.

18:01 h.

GRANDES PROYECTOS

Alonso cree que el viaje de la delegación a Vancouver es un “monumental despropósito”

17/02/2010 EUROPA PRESS

El portavoz del grupo municipal de IU, José Manuel Alonso, ha criticado duramente el viaje a Vancouver que, del 26 de febrero al 3 de marzo realizará una delegación municipal, liderada por el alcalde de la ciudad, Juan Alberto Belloch, y cuatro personas más, que ha calificado de “monumental despropósito y un homenaje a la improvisación“.

Para IU este desplazamiento a la ciudad olímpica de Canadá caracteriza de forma bastante evidente la política municipal de Grandes Proyectos al estimar que “este viaje caracteriza perfectamente el fondo y la forma de la política de Grandes Proyectos y eventos de esta ciudad“.

Según Alonso, “parece que tanto el PSOE como el PAR le han cogido el gusto a gobernar a golpe de ilusión, hasta el punto de que en ocasiones parecen olvidar que la ciudad se gestiona todos los días, en los barrios, con los vecinos y no cada diez años concatenando, a cualquier precio, un gran evento tras otro“.

En este sentido, Alonso ha criticado duramente que se centren esfuerzos impulsando “un proyecto cuya virtualidad está fuera de toda lógica y que es contrario al modelo productivo sostenible que tanto pregona el PSOE como mecanismo para salir de la crisis“.

El concejal de IU ha recalcado que “Zaragoza no puede vivir del humo, ni de ilusiones, ni de grandes proyectos” para incidir en que el Gobierno municipal “debe planificar la acción política de la institución para responder a las necesidades reales de la ciudadanía“.

El empleo, la acción social, los problemas de vivienda son aspectos lo “suficientemente serios como para dejar de levantar monumentos a la improvisación como el que supone el viaje a Vancouver” ha subrayado Alonso.

El portavoz de IU en el Ayuntamiento ha finalizado al afirmar que “nunca podríamos apoyar la celebración de un viaje con tal finalidad, pero que además se realice sin tener claros quién, cuándo, cuánto, cómo o para qué se hace, a una semana de coger un avión y modificando la fecha de un pleno, nos parece casi cómico si no fuese por que la envergadura del despropósito contrasta con lo serio de la situación económica y social“.

Alonso cree que el viaje de la delegación a Vancouver es un “monumental despropósito” – Aragón – www.elperiodicodearagon.com.

Belloch e Iglesias llevan a Madrid la candidatura Zaragoza-Pirineos 2022

La conferencia, organizada por la tribuna Fórum Europa, será mañana en el Hotel Westin Palace

17/02/2010 EUROPA PRESS

El alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, y el presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias, participarán mañana en un desayuno informativo en Madrid el que darán a conocer el proyecto de la candidatura a los Juegos de Invierno Zaragoza-Pirineos 2022.

Organizado por la tribuna Fórum Europa, la conferencia tendrá lugar a las 9.00 horas en el Hotel Westin Palace, situado en la plaza de las Cortes, en Madrid.

A POR LOS JUEGOS DEL 2022 ‘Zaragoza-Pirineos, a por los juegos de 2022’ es el título de la conferencia que impartirá el alcalde Belloch, a quien previamente presentará el presidente Iglesias.

A este acto está previsto que asistan varios miembros del Gobierno de Aragón y del Ayuntamiento de Zaragoza, además de representantes del Partido Socialista (PSOE) y aragoneses con cargos en la Administración General del Estado.

Belloch e Iglesias llevan a Madrid la candidatura Zaragoza-Pirineos 2022 – Aragón – www.elperiodicodearagon.com.

Marcelino Iglesias: “Catalunya nos mira por encima del hombro”

14/02/2010 | Actualizada a las 00:10h | Política

¿Tan mal están las relaciones bilaterales?

Hay una situación que tendríamos que ser capaces de superar. Hay que evitar que se cronifique. La sensación que hay en Aragón es que desde Catalunya se nos mira demasiado por encima del hombro. Y eso no facilita las cosas. Tenemos tres o cuatro asuntos pendientes que enturbian muchísimo lo que querríamos que fueran unas excelentes relaciones. Los problemas con Lleida con los bienes de la franja… Sorprende que tengamos que argumentar que una obra que en el siglo XIII se hizo en un pueblo de Aragón tenga que estar en ese pueblo, sobre todo cuando los tribunales eclesiásticos le han dicho al obispo en qué diócesis católica tienen que estar. Después está el tema del archivo de la Corona de Aragón, el tema de la interpretación que se hace en Catalunya de esa historia común tan atractiva. La historia nadie puede cambiarla. Y ahora la cuestión de los Juegos Olímpicos, que no ayuda nada.

¿Les molesta que Barcelona no les advirtiera de que iba a presentarse o la discrepancia es más de fondo?

Vamos a ver. Si quieres tener unas relaciones buenas con tu vecino y tu vecino tiene un proyecto, pues no ayuda a que esas relaciones mejoren que tú te propongas competir con él. El alcalde de Barcelona tiene todo el derecho a hacerlo, pero, elegante, no ha sido.

¿Alguien se ha puesto en contacto con ustedes desde alguna administración catalana después de aquellos días?

No, a ningún nivel. Insisto, nos sorprendió porque, claro, todo el mundo tiene derecho a presentarse, pero si tu vecino está en un proyecto que no se puede compartir, como es el caso, pues hombre, una señal de buena vecindad parece que es no competir con él. Y esa señal no se ha dado, sino la de la competencia. No pasada nada, pero no se ha ido en la línea de tener una buena relación.

Hay quien en Aragón considera que Catalunya debería hacer algún gesto ahora hacia Aragón. ¿Está de acuerdo?

Se trate de la administración que se trate, yo no recuerdo gestos catalanes de buena voluntad con Aragón. Se nos ha mirado por encima del hombro y lo lamentamos, lo sentimos, nos afecta. Ya sabemos que no tenemos siete millones de habitantes…

¿Sería un gesto de buena voluntad agilizar la devolución de los bienes eclesiásticos de la franja?

No sé cuál debería ser el gesto, pero creo que las distintas administraciones que ha tenido Catalunya, desde mi punto de vista, han considerado que era bueno para sus intereses políticos tener a adversarios exteriores, y eso yo creo que es un mal principio. Se han hecho pocos esfuerzos para tener una política de buenas relaciones. Hasta tal punto que creo que se ha considerado que el conflicto les beneficiaba. Yo he asistido a conversaciones en las que algún responsable del gobierno catalán le decía a un presidente de comunidad autónoma colega mío, de cuyo nombre no quiero acordarme, que, por favor, siguiera insistiendo en sus diatribas contra Catalunya porque a ellos les era muy útil. Esto pasó en Barcelona, y fue una de las conversaciones más tristes a las que yo he asistido.

¿Quién era ese responsable? ¿En qué legislatura pasó?

Me permitirá que no lo diga, pero asistí a esa conversación. Fue muy triste. Y eso creo que es el denominador común que ha tenido la política en Catalunya. Pensar que tener una brunete delante les beneficiaba. Y creo que es un gran error.

También se puede decir que la candidatura catalana beneficia a la de Aragón…

No nos beneficia, vamos a competir pero no nos beneficia, porque teníamos garantizado el apoyo total del COE y del Gobierno de España, y evidentemente, ahora, ni uno ni otro se pueden decantar. Yo no soy partidario de esa teoría de que tener enemigos fuera une mucho. Tener enemigos fuera no sirve de nada.

A veces ha parecido que era así en el pasado. Con el conflicto por el agua del Ebro, por ejemplo.

En el debate del agua teníamos amigos exteriores. Con Catalunya, por ejemplo, fuimos de la mano.

Pero eso fue contra el Plan Hidrológico del PP. Anteriormente sí se habían enfrentado Aragón y Catalunya por el agua.

En los 70, cuando se pretendió impulsar el trasvase a Barcelona, Aragón tuvo la misma posición que tuvo la mitad de Catalunya contra el trasvase. Tenemos la misma posición simétrica con la gente del sur de Tarragona, que consideran que los trasvases crean problemas. La solución del agua en las zonas áridas del Mediterráneo es el mar. Mire el ejemplo de Israel, que se ha propuesto en los próximos diez años abastecerse sólo del mar. Los pueblos que tienen el mar y tecnología no van a tener problemas de agua, y eso no perjudica a nadie.

Le he oído a usted y al alcalde de Zaragoza, Alberto Belloch, subrayar que el alcalde de Lleida, Àngel Ros, sí ha cuidado esa buena vecindad entre Catalunya y Aragón.

Respetamos mucho la posición del alcalde de Lleida, igual que la del Síndic de Aran . De una manera absolutamente elegante nos plantearon que les gustaría participar en unos juegos, antes de presentar su candidatura Barcelona. Ellos aspiraban a estar en esta candidatura, lo plantearon y nada que decir. Fue una actitud responsable.

Pese a estos desencuentros, las economías de Aragón y Catalunya están cada vez más integradas…

La actitud que nosotros mantenemos desde mi gobierno es la voluntad de colaboración y superación de problemas. Que no se cronifiquen. Para nosotros, tener un vecino tan importante como Catalunya es una ventaja. Y nuestra actitud seguirá siendo de colaboración en todo lo que podamos.

Se debatía hoy en las Cortes aragonesas un trasvase de agua a cuatro pueblos catalanes…

Un trasvase a cuatro pueblos, y habrán escuchado que ha habido un gran debate por ello en Aragón. Y el Gobierno ha mantenido la posición que hay que tener y no nos hemos dejado llevar por la fobia hacia el vecino, sino por el sentido común.

¿Tiene previsto verse próximamente con el president Montilla?

Con Montilla me veo a menudo, en Barcelona y en Madrid, y no creo que éste sea un problema de montilla. El problema de Aragón con Catalunya es de concepción general, no de un gobierno concreto. El problema es esa actitud de que ya nos va bien tener quien nos combata, ya nos van bien las brunetes… y eso es un error. Sobre todo con los vecinos. Eso le ha sucedido también a Catalunya con Valencia. Creo que tendríamos que ser capaces de salir de esa deriva cuanto antes.

¿Qué le parece la dificultad que está teniendo Jordi Hereu para sumar al proyecto al resto de los grupos municipales?

Aquel pleno municipal nos pareció que ilustraba como está la situación. Es un proyecto que no es muy compartido, porque no se atrevieron a hacer una votación. Claro, hicieron sólo un informe. En cualquier caso, vamos a competir y creo que podemos. Barcelona es una gran ciudad que ha hecho Juegos Olímpicos, un adversario importante, pero creemos que en temas de nieve y de montaña nosotros tenemos mejores condiciones. Hemos modernizado mucho las instalaciones, la autovía hacia el Pirineo… Nuestras estaciones de esquí estarán a un cuarto de hora de la autovía. Tenemos el nuevo aeropuerto de Huesca, el túnel internacional del Somport…. Podemos competir, aunque Barcelona sea Barcelona. Estamos creciendo mucho en turistas, y en Aragón hemos salido de la recesión, con Navarra. Estamos en un nivel de paro cinco puntos menor que en el resto de España, dos puntos más que en Alemania. Hasta el verano vamos a pasar unos meses con problemas, pero a partir del verano empezaremos a estar un poco mejor.

Marcelino Iglesias: “Catalunya nos mira por encima del hombro”.

Juan Alberto Belloch: “Zaragoza se esfuerza en evitar el socorrido anticatalanismo”

14/02/2010 | Actualizada a las 00:16h | Política

¿Afectará la polémica sobre la candidatura de Barcelona a las relaciones entre Catalunya y Aragón?

Juan Alberto Belloch, alcalde de Zaragoza, en una foto de  archivo

Juan Alberto Belloch, alcalde de Zaragoza, en una foto de archivo /   Javier Belver
MÁS INFORMACIÓN

Sinceramente, creo que no se verán afectadas. No se trata de una pugna entre Aragón y Catalunya, en modo alguno. Se trata simplemente de que un alcalde ha considerado oportuno competir un año después de que otro presentara su candidatura. Por ahora es el alcalde, no Catalunya. Nadie se puede arrogar ese papel. El alcalde y su grupo municipal, porque por ahora no tiene el apoyo de ningún otro grupo político. El único reproche que le hago a Jordi Hereu es que no es lógico. Lleida, que también quería presentarse, tuvo la cortesía olímpica elemental de pasar por este despacho, por el de Marcelino, de proponernos ir juntos. Un puro criterio técnico nos impidió plantearnos el matrimonio. De la candidatura de Barcelona me enteré literalmente por la prensa, como se dice, aunque es verdad que después de dar la rueda de prensa de anuncio de sus aspiraciones me llamó para notificármelas. No le reprocho nada, pero las cosas hay que hacerlas de otra manera. Pero eso no puede estropear la relación con Catalunya. Los conceptos de la relación son otros. Pero es evidente que, a nivel ciudadano, estas cosas sientan mal. En cualquier caso, la candidatura nos ha sido bastante útil. Se ha concitado un entusiasmo como si fuera un Zaragoza-Barça. Como no podemos ganarles en fútbol, en eso les vamos a ganar… El Heraldo de Aragón publicó el otro día el 91,5 por ciento de la población está con la candidatura de Zaragoza. Y en el ayuntamiento nos apoyan 27 de 31 concejales. Tener al PP dentro es fundamental. Y luego tenemos el apoyo de verdad de Marcelino Iglesias. En el acto formal de presentación de la candidatura en Madrid me presentará Marcelino Iglesias para evidenciar que detrás de la candidatura de Zaragoza está la comunidad autónoma, las diputaciones, los alcaldes, los partidos…. Y desde el punto de vista del COI, el grado de adhesión ciudadana es todo un éxito.

¿Se ha dirigido a usted desde entonces el Ayuntamiento de Barcelona?

Después de aquella llamada no ha habido ningún contacto. Me enteré días después de que Hereu quería visitar Zaragoza. Me sorprendió. Lo normal es avisar al alcalde. Yo aviso al alcalde de Barcelona cuando voy allí. La comunicación no está siendo fluida.

¿Esperan un gesto de las autoridades catalanas?

Tenemos una cuestión muy clara. Zaragoza y el Gobierno, a pesar del coste político que tenía, decidimos votar a favor del trasvase de agua de consumo para la ciudad de Barcelona porque lo necesitaban. Y nos enfrentamos a la opinión pública general. Era una cuestión elemental de solidaridad. Y hace poco hemos decidido hacer cuatro trasvases a cuatro poblaciones catalanas por el mismo problema, creándonos nuevos conflictos. Zaragoza se esfuerza en evitar el socorrido anticatalanismo de otros lugares. Nosotros no ejercemos eso nunca.

¿La devolución de los bienes de la franja sería un paso en ese sentido?

El tema de los bienes de la franja es un contencioso bastante incomprensible. Arreglar los bienes de la franja sería un paso extraordinariamente positivo. No lo acabamos de entender, con todas las sentencias que ha habido. Que se lo planteen de una vez. La actitud con la lengua ha sido importante también, con la aprobación de la ley de lenguas. Ahora, la administración catalana debería adoptar decisiones correspondientes con el grado de solidaridad con que Zaragoza se ha planteado las relaciones.

¿Hay alguna vía para que puedan cooperar?

A nivel popular la gente se enfada, pero eso no puede asombrar a Hereu. Sabe que es lógico, nosotros no lo estimulamos, no practicamos la visceralidad. Hay gestiones en las que sería partidario de cooperar. El inconveniente objetivo de la candidatura de Barcelona es uno: permite al al Gobierno no afrontar ya sus responsabilidades en materia de inversiones. Pero hay un tema en el que el Gobierno debería actuar, que es realizar realmente un plan estratégico para obtener medallas, programas de alto rendimiento… Hay que hacer una operación de este tipo. Y Zaragoza estaría dispuesta a cooperar y Barcelona también tendría que cooperar. Hacer medallistas es imprescindible para que ganemos una de las dos. Nunca ha ganado un país que no tiene medallas. Si es necesario, hay que empezar a trabajar con los chicos de 10 o 11 años, los que estarán condiciones. En ese tema concreto se puede cooperar.

Hizo usted unas declaraciones en las que sostenía que Zaragoza tenía ventaja por ser unas olimpiadas de España, algo que según usted no puede decirse de la candidatura de Barcelona.

Lo que dije es que hay separatistas y que los separatistas, e incluso otros que no lo son, dirán cuando se les pregunte que los Juegos los organiza la nación catalana. Nosotros no tenemos riesgos de ese tipo, dije. Los separatistas, y estoy convencido de que esto es verdad, ¿cómo no lo van a utilizar? ¿Se imagina no utilizarlo con la audiencia que tiene un acto como éste. Están obligados, como separatistas. Nosotros no tenemos estos problemas. Somos una modesta nacionalidad y nuestra única nación es España.

¿Cree que Aragón tiene tendencia a articularse en torno al “no”?

No lo sé. Todo es más modesto. Esto es como un partido de fútbol. A la gente le gusta competir, y cuando estás solo como único candidato el grado de emoción es infinitamente inferior que cuando se compite. La competición con un club tan importante como el Barça apasiona a todo el mundo. No le daría más trascendencia.

¿Viajará finalmente a Vancouver?

Creo que, si no tengo una agenda real, para hacerme fotos no voy a ningún sitio. Si hubiera una agenda real interesante… De todos modos, Vancouver es superficial. Lo de los Juegos es como una final a dos partidos: el de ida se juega en el COE y el de vuelta, en el COI. Y ya está. Me importa ahora el de ida. Mi trabajo es convencer a los miembros del COE, y esto se juega en España, no en Vancouver. Inicialmente, salvo que hubiera una delegación de otro nivel, no está justificada la presencia del alcalde.

¿Está garantizada la inclusión en la candidatura de las pistas de Cerler, además de las de Formigal?

Aún está todo pendiente, porque no se ha constituido el consorcio. Aprobamos en pleno la participación en él del Ayuntamiento, pero ahora faltan la DGA, Jaca… Cuando todos lo ratifiquen, constituiremos el consorcio, que presidirá el alcalde. Hasta ese momento no tomaremos decisiones estratégicas. Eso sí, plantearé que no se planteen criterios de equilibrio territorial. Que el único criterio sea que se presente la candidatura que más probabilidades tenga de ganar en el COI. Cuando se nos presenten las opciones técnicas, mi tesis será siempre que sólo debemos aceptar aquellas opciones que garantizan obtener votos en el COE y el COI.

¿Qué probabilidades reales ven de ganar a Barcelona?

Tenemos más garantía de nieve. Por mucho que digan que apuestan por la innivación artificial, la garantía de nieve siempre ha sido mayor que en la candidatura de Barcelona. Tenemos muchas ventajas. En contra, si una gran ciudad se movilizara plenamente, sería un rival temible, sin duda. Pero incluso en ese caso tendríamos opciones serias. Pero no hay articulado ahora un consenso institucional y político en Catalunya.

¿A Zaragoza la ha acercado más el AVE a Barcelona o a Madrid?

El tramo de Barcelona tiene menos años y aún no se ha consolidado tanto. Nuestro objetivo es pertenecer a las áreas metropolitanas de Madrid y Barcelona. Yo no tengo ningún problema en que me anexionen las dos áreas metropolitanas. El AVE, la apuesta logística de Plaza y la Expo han sido fundamentales. Eso ha determinado la explosión evidente en términos de crecimiento de la ciudad. La hemos dejado bastante bonita. Las riberas, la introducción masiva de la bicicleta…La gente ha sacado sus bicicletas del desván. En esta época de crisis, las únicas tiendas que tenían listas de espera eran las de reparación de bicicletas. Hemos hecho 100 kilómetros de carril bici.

En eso se parecen más a Barcelona que a Madrid…

Sí… Bueno, aquí hay tantos del Barça como del Madrid, y la verdad es que el Madrid también tiene sus partidarios. Lo importante es que las dos ciudades nos consideren lugares adecuados para las nuevas tecnologías, la logística. Nuestro juego es ese, estar en el centro.

Juan Alberto Belloch: “Zaragoza se esfuerza en evitar el socorrido anticatalanismo”.

Manuel Teruel: “En un mundo global habría que pensar en estrategias más comunes”

14/02/2010 | Actualizada a las 00:20h | Política

¿Cuál es la situación actual de la economía aragonesa?

El estado es el de toda España. Desgraciadamente, se acabó la Expo y comenzó la crisis financiera internacional. Aragón no pudo ser ajeno a esos avatares. Inicialmente se notó con un poco más de fuerza. Tardamos unos meses más, pero la entrada en la crisis fue un poco más violenta, porque estamos acostumbrados a más velocidad de crecimiento. El parón fue brusco. En el empleo tenemos unas cifras sensiblemente mejores que en la media española; el sector primario ha aguantado bien; el de la automoción también, teniendo encuentra la deslocalización de la industria española del automóvil. Opel apuesta por el coche pequeño. Habrá que estar muy expectante y viendo la evolución, pero se ha parado el golpe fuerte en General Motors. Se despide a 900 personas, es importante, pero el golpe se ha parado. La industria auxiliar lo aguanta también. Tenemos un 5 por ciento más de PIB industrial que en el resto de España. Somos una comunidad que en el último trimestre del 2009 exportaba más que importaba por las características de su industria. En el entorno Expo hay una serie de iconos que le dan a la ciudad un carácter más cosmopolita. El turismo interior se comporta pero hay un proceso de reconversión de lo que eran instalaciones Expo en parque industrial que va a ir un poquito más lento, por que la economía evoluciona así. Cuando la economía despegue, ese parque industrial se moverá rápidamente, pero la crisis nos ha paralizado a todos. El mundo se paró. En el 2010 empieza a moverse y no todos los países van a la misma velocidad. Cuando se active Zaragoza va a tener un atractivo adicional , porque las infraestructuras se hicieron y están allí esperando.

Esta es su apuesta, la logística…

La logística, sí. Si uno analiza los costes financieros de las empresas, estos son comunes, y al final hay un coste que es el del talento, que es la estrategia de cómo gestiona la logística. Aragón es el epicentro de 20 millones de habitantes, con magníficas apuestas en ferias, en el polígono Plaza, en las nuevas infraestructuras de la ciudad, en el aeropuerto, en las circunvalaciones, en el AVE, que es una herramienta magnífica. Todo eso funciona. Y luego está la rivalidad Madrid-Barcelona, que son dos focos potentes que rivalizan, y hay un término neutral que es Zaragoza. Y aprovechamos esa rivalidad en el tema de ferias, de congresos. Zaragoza se ha convertido en un punto intermedio de la rivalidad Madrid-Barcelona.

¿A quién les acerca más el AVE; a Madrid o a Barcelona?

Primero a Madrid, pero a hora a Barcelona, por igual.

¿Hasta qué punto cree que la polémica por la candidatura olímpica va a perjudicar las relaciones entre Catalunya y Aragón, ahora que, por primera vez, la comunidad aragonesa se ha convertido en el primer cliente de las ventas interregionales catalanas?

Hay mucha relación. Primero fue la autopista, luego está la relación turística. Aragón tiene la tercera renta per cápita más alta de España, y ha crecido su consumo. Y evidentemente ha aumentado el consumo respecto a Catalunya. Es importante que haya una buena relación de vecindad. Desde las cámaras intentamos que los problemas políticos pasen a segundo plano porque el mercado es único y universal. Hay que evitar los problemas artificiales que son más inducidos por la clase política que por la sociedad. Hay una buena relación. Aragón ha crecido. Vienen muchos turistas catalanes de fin de semana. Hay una buena vertebración.

¿Por qué cree que Aragón ha desbancado a la Comunidad como primer cliente de Catalunya?

Porque en Aragón hemos crecido en servicios de calidad, y en cambio la construcción, que es en lo que ha crecido la Comunidad Valenciana, genera salarios más temporales, un consumo más de subsistencia, más acorde a lo que se fabrica en la comunidad de al lado. En Aragón hay un tipo de consumo de más nivel. En Aragón hay una buena renta per cápita bien distribuida. De más alto nivel.

¿Pero hasta qué punto esto puede verse perjudicado por la polémica generada por la candidatura catalana?

Creo que al final hay que poner cordura a las cosas. Se ha cometido sólo un error: que nos hayamos enterado de la candidatura por los medios y no por una llamada o una presentación. No hay que objetar nada a que se presenten, pero parece raro, enerva, que se tenga que enterar uno con nocturnidad y alevosía. No parece lógico, pese al derecho que hay a presentarse. La percepción de un presidente de cámara es que el mundo es global, el mercado es global y por ello habría que pensar en estrategias más solidas y no micronizarlas. Eso nos debilita y crea desgastes innecesarios. La candidatura debía ser la de España-Pirineos, una candidatura única consensuada y potente. Porque si nos desgastamos, poca fuerza tendremos en el mundo.

¿Ve cerrada la posibilidad de colaborar?

Ahora es tarde ya para que las dos candidaturas se entiendan , el daño ya está hecho. Reconducir eso es complicado, el daño ya está hecho. Hay que pensar que hay una comunidad que lleva varios intentos y lleva varios intentos, y que hayamos tenido que enterarnos por los medios crea un ambiente que no es el adecuado. A nivel de las personas, hay aspectos que perjudican mucho a la relación entre las dos comunidades, como el tema de la devolución de los bienes de Lleida. A nivel de calle la relación se deteriora, se produce animadversión. Apoyamos que Catalunya pidiera los bienes de Salamanca, y no se entiende la actitud a la inversa. Uno se siente herido y eso crea malestar. Son cosas que están generando animadversión a pie de calle.

No siempre la relación ha estado así de deteriorada…

Había habido coincidencia en el tema del agua. El trasvase del Ebro lo paró el Delta. Aragón se opuso, pero lo paró el delta del Ebro. Son temas sorteados hasta ahora. Hay aspectos a pie de calle que hieren sensibilidades, temas de redefiniciones históricas, desprecios hacia la historia común, pero bueno, el hombre universal está al margen de muchas cosas. Es como gastar la tinta a base de gotitas. Eso de Lleida hace que la gente se sienta despreciada y herida, igual que la nocturnidad a la hora de presentar la candidatura. En buena vecindad, no es lógico.

¿Está usted de acuerdo cuando se dice que Aragón se cohesiona en torno al no?

No. Aragón es una tierra de paso, es gente muy aceptada en todos los sitios. Yo he ido muchas veces viajando por España. Somos la comunidad con el índice más alto en donación de órganos. Somos muy universales.

Pero el anuncio de que Barcelona se presenta sí ha servido para relanzar la candidatura.

Es lógico. Los plazos son muy largos. Aquí se trabajaba en esto hacía años. Pero en el momento en que surge esa competencia… Con una sola candidatura tienes el soporte del territorio, pero ahora hay que espolearse para conseguir la candidatura única desde España. Ahora hay dos exámenes, uno en el país y otro en el COI.

Se ha dicho en Aragón que la de Zaragoza es la candidatura de España.

Creo que Aragón tiene una postura muy nacional. Otro tema es lo que pasa fuera de Aragón, en un omento en que se lucha por tener una selección catalana. El proyecto olímpico es de país, nacional. No sé el respaldo que hay desde otros sitios. Lo primero que habrá que definir es que la candidatura, bien sea la de Barcelona o la de Zaragoza, es la candidatura de España. Eso habrá que defenderlo. Es la primera premisa. Hay que conseguir tener la candidatura de España, y luego habrá que ver cómo se promociona España dentro del COI. La nieve es un desarrollo estratégico en Aragón. Aramón ha hecho inversiones muy potentes. Está el aeropuerto de Huesca, la apuesta importante con dinero público para desarrollar las infraestructuras, la apuesta estratégica, conseguir las Olimpiadas… sería un espaldarazo importantísimo para una tierra que no tiene mar. Aquí la gente no vendrá en transatlántico.

¿Es importante ganar o el mero hecho de que la candidatura esté viva hasta el final ya es rentable en términos de promoción o de captación de inversiones?

Hay inversiones que estarán condicionadas a la calidad de pistas y comunicaciones. El compromiso existe, independientemente de lo que has estado haciendo. Aramón ha hecho una inversión muy grande para reconvertir el Pirineo, y éste es un elemento muy importante. Es posible que haya infraestructuras que no se hagan si no se consiguen los Juegos. Algunas son sólo para la competición. Pero sí es importante la apuesta en las infraestructuras.

¿Han conseguido en Aragón romper con la dependencia excesiva respecto a la planta de General Motors en cuestión de PIB, mano de obra, exportaciones…?

GME es una magnífica industria y hay que defenderla. Ha creado una cultura industrial importante. Aquí había muy buenas industrias en el sector de bienes de equipo, y GME supuso un paso más. Supuso que hubiera ISO 9000, 14000, garantías de calidad, programas de excelencia… Ha levantado el nivel de calidad de las empresas. Somos los que tenemos mejores ratios en programas de excelencia y calidad. Alrededor de GME han crecido muchas industrias auxiliares. El sector de la automoción sigue teniendo un peso importante. El coche lleva cada vez más tecnología.

Manuel Teruel: “En un mundo global habría que pensar en estrategias más comunes”.

Hereu busca apoyos en el Pirineo para los Juegos de invierno de 2022

El alcalde de Barcelona ha defendido que Barcelona y el Pirineo forman un excelente tándem para poder presentar el mejor de los proyectos olímpicos

14/02/2010 | Actualizada a las 15:37h | Política

Barcelona. (EFE).- El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, ha contrapuesto hoy en el Pirineo la “esperanza, ambición e ilusión” por conseguir los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 a las acusaciones de “fatiga” del gobierno tripartito hechas esta semana por el conseller de Educación y compañero de partido Ernest Maragall.

El alcalde de Barcelona se ha desplazado este domingo hasta la estación de esquí de ‘Espot, en el Pallars Sobirà, para buscar apoyos a la candidatura de los Jocs Olímpics d’Hivern 2022.

Hereu ha realizado hoy un viaje a poblaciones pirenaicas como Tremp y Espot y que ha mantenido contactos con una veintena de alcaldes y directores de estaciones de esquí de la zona, ha dicho que “lejos de la fatiga, en realidad hay mucha esperanza, ambición e ilusión”.

Hereu ha defendido que Barcelona y el Pirineo forman un excelente tándem para poder presentar el mejor de los proyectos olímpicos ya que la ciudad aporta la capital y la experiencia mientras que el Pirineo añade el activo de las estaciones de esquí.

En este sentido, Hereu ha apostado por crear un Comité Técnico (para|por) trabajar durante los próximos dos años, un comité formado (para|por) representados de tos los sectores. Hereu ha empezado a buscar complicidades después de las críticas que recibió (por|para) la sorpresa de la candidatura.

El alcalde de Barcelona ha apelado a “visualizar la unidad con la que todos trabajamos, que ha de ser nuestro gran activo”. “Tenemos trabajo para construir estrategias de nueva ambición para Cataluña y también para la ciudad de Barcelona”, ha añadido Hereu.

Posteriormente, Hereu se ha trasladado a Llavorsí, donde ha intensificado los contactos, en esta ocasión con un centenar de alcaldes de poblaciones cercanas, empresarios, presidentes de los consejos comarcales y directores de estaciones de esquí.

Hereu busca apoyos en el Pirineo para los Juegos de invierno de 2022.

Los retos que Catalunya debería afrontar ante unos posibles juegos olímpicos de invierno en 2022

Los proyectos que dependen de Fomento están menos definidos que los de la Generalitat

ÓSCAR MUÑOZ | Barcelona | 14/02/2010 | Actualizada a las 00:52h | Ciudadanos

Las rondas de Barcelona y la ampliación del aeropuerto de El Prat se asocian a 1992 pero ambas eran infraestructuras que, de un modo u otro, se hubiesen construido sin la excusa olímpica, aunque, en ese caso, con toda probabilidad hubiesen sido realidad más tarde. La puesta al día de las comunicaciones es también clave cara a los Juegos de invierno que la capital y el Pirineo catalán aspiran a acoger en el 2022. En esta ocasión, la mayor parte de los proyectos de carreteras, ferrocarril y aeropuertos para acceder a las zonas en las que tendrán lugar las competiciones estará lista antes de la celebración de la cita deportiva. Se podría decir que, al menos en este apartado, las cosas están bien encaradas.

Por aire, doble baza con Alguaire y La Seu

El recién inaugurado aeropuerto de Alguaire será una de las puertas de acceso por aire al Pirineo catalán. Con las carreteras que conducen de Lleida al Pallars y a Val d’Aran mejoradas, su utilidad cara a los Juegos es indiscutible. Pero La Seu, debido a su privilegiada situación, podría tener un papel más central. En cualquier caso, ambas infraestructuras serían complementarias.

La Generalitat prevé acondicionar el aeródromo de la capital del Alt Urgell –que está cerrado– este mismo año para que pueda acoger vuelos privados, deportivos y de emergencia. Pero ya trabaja en un plan a más largo plazo para construir instalaciones nuevas de carácter comercial con el objetivo de convertir La Seu en un nuevo acceso aéreo a los Pirineos. Para ello se redactará un plan director. Como en Alguaire, en este caso también deberán mejorar las comunicaciones por tierra con las comarcas vecinas para sacar el máximo partido de la nueva instalación. La cita olímpica sería un potente incentivo.


MÁS INFORMACIÓN

A pesar de las mejoras efectuadas los últimos años, el Pirineo, especialmente el de Lleida, sigue demasiado lejos de Barcelona. Si no hay problemas de tráfico, el viaje desde la capital a Puigcerdà requiere dos horas de coche; a La Seu d’Urgell, unas dos horas y cuarto, tres horas a Sort, y a Vielha prácticamente cuatro. Son distancias importantes, a las que se deben sumar los trayectos hasta las instalaciones en las que se celebren las pruebas. Para recortar estos tiempos deben acometerse una serie de actuaciones en la red viaria en gran medida planificadas. Además, son aconsejables mejoras ferroviarias –algunas, no todas, están encima de la mesa– y recuperar el aeropuerto de La Seu, un objetivo que también está en la agenda.

“Las actuaciones principales están acabadas, en obras, en proyecto o planificadas”, explicaManel Nadal, secretario de Mobilitat de la Generalitat, quien destaca que todas ellas tienen vida propia al margen de los Juegos. Esta circunstancia es positiva ya que, en el apartado de transporte, el COI valora las infraestructuras existentes o previstas con calendarios de ejecución prefijados en el momento de presentar las candidaturas. El grueso de las actuaciones para el Pirineo son viarias. Y, de estas, una buena parte es competencia de la Administración catalana, que cuenta con dos hojas de ruta: el plan de infraestructuras del transporte 2006- 2026 y el pacto nacional de infraestructuras, que abarca hasta el 2020.

“Lo razonable es que las llegadas al Pirineo se puedan hacer en vías rápidas y con cierta capacidad, cuatro carriles, dos carriles por sentido –argumenta el número dos de Política Territorial–, y que para atravesar los valles haya carreteras de como mucho dos más uno”. Además del impacto paisajístico que tendría construir autovías en estas últimas zonas, hay serias dudas sobre su aprovechamiento. En este sentido, Nadal admite que para mejorar los accesos hay que construir dos nuevos túneles –el de Toses, que compete al Ministerio de Fomento, y el de la Bonaigua– que se sumen a los ya existentes del Cadí y de Vielha, pero en ningún caso destinarlos a vías desdobladas. Las autovías, continúa Nadal, “tienen que acabar más abajo”. Así, en el túnel del Cadí, la C-16 desdoblada finalizará en Bagà, cerca de la boca sur; en el de Vielha, la futura A-14 finalizará bastante alejada, en Sopeira; y en el de Toses (C-17), en Ripoll. El paso de la Bonaigua formará parte de un eje que será carretera en todo su recorrido.

Hay dos corredores que enlazan el área de Barcelona con el Pirineo de Girona dependientes de la Generalitat: la C-16 y la C-17. La primera, que sigue el curso del Llobregat, está desdoblada hasta Berga. Y desde esta última hasta Bagà existe un estudio informativo que plantea un complejo trazado con una gran cantidad de viaductos y túneles que salvan la difícil orografía de la zona. Para hacer pasar la autovía por este trayecto de 20 kilómetros se requiere una inversión superior a 600 millones de euros. Manel Nadal asegura que, “una vez se decida ejecutarla, la obra puede estar lista en cuatro años”. La segunda vía es el eje Barcelona-Vic-Ripoll, ya desdoblado hasta Les Masies de Voltregà y en obras hasta Ripoll, con la previsión de entrada en servicio a finales del 2011.

Hasta Puigcerdà, pasando por la collada de Toses, la carretera pasa a ser estatal (N-152), como parte del Eje Pirenaico. La puesta al día de esta carretera es fundamental. Fomento está redactando los proyectos constructivos de la variante de Ribes de Freser, cuya ejecución podría licitarse a finales de este año o principios del que viene, y de una obra crucial, el túnel de Toses, cuya redacción se está alargando para adecuar el trazado al entorno natural. El tramo que construir, de unos 20 kilómetros, tiene 1,7 en túnel. El presupuesto estimado es de 78,5 millones. Con esta obra se evitarán las más de doscientas curvas del collado.

Fomento tiene otros tramos pendientes del Eje Pirenaico, una carretera que discurre en paralelo a la cordillera y que facilita la comunicación transversal. Están en obras o en proyecto los acondicionamientos de varios tramos y las variantes de Puigcerdà hasta la frontera francesa, la de La Pobla de Segur, la norte de Olot, y la de La Seu d’Urgell. Igualmente, este corredor debe completarse como autovía (A-26) entre Besalú y Figueres. Faltan mejoras importantes desde La Seu hacia el Pallars, como una alternativa al puerto del Cantó, que el ministerio, hoy por hoy, no tiene en cartera. En cambio, sí estudia un túnel para el tramo Xerallo-El Pont de Suert.

Otro eje estatal es el Lleida- Val d’Aran (N-230), que hasta Sopeira debe convertirse en la autovía A-14. Desde Lleida hasta el límite de Aragón hay obras en dos tramos y en el resto se están redactando los proyectos, al igual que hasta Sopeira. Desde esta localidad hasta el túnel de Vielha se está elaborando el estudio para acondicionar la carretera, que no se puede desdoblar porque la orografía no lo permite.

Las comunicaciones con Val d’Aran también mejorarán por la Bonaigua, donde está previsto abrir un túnel según el plan nacional de infraestructuras y que debe ejecutar la Generalitat. Así se evitará el actual puerto, que suele estar afectado por la nieve en invierno. Esta actuación “va más atrasada –reconoce Manel Nadal– y su estudio debería hacerse el año que viene para que estemos a tiempo”.

En la carretera que conduce al puerto (C-28) ya se han hecho mejoras y otras están previstas. Lo mismo ocurre más abajo, tanto en la C-13 (Lleida-Tremp-Esterri d’Àneu) como en la C-14 (Artesa de Segre-La Seu) y en la conexión Artesa-Tremp a través de los túneles de Comiols, que cuentan con un estudio informativo.

Los retos que Catalunya debería afrontar ante unos posibles juegos olímpicos de invierno en 2022.

Las torpezas de los gobernantes catalanes tensan la relación entre Catalunya y Aragón

A falta de escenarios tangibles, Zaragoza y Barcelona 2022 sólo existen en Facebook  |  “Hay separatistas que dirán, si ganan, que sus Juegos los organiza la nación catalana”  |  La autoestima de los aragoneses se disparó y ahora se ven listos para otros retos

Miquel Molina | Barcelona | 14/02/2010 | Actualizada a las 00:06h | Política

En términos de relación aragonesa-catalana, la semana comenzó en Zaragoza con la presentación de un libro sobre los cien años de la Casa de Aragón de Barcelona y terminó el viernes en Vancouver, donde prendió el fuego olímpico que unos y otros querrían traerse en el remoto 2022. Es decir: transcurrió del reconocimiento de una historia común hasta la chispa que ha incendiado los puentes entre las dos comunidades. La sobrevenida aspiración olímpica de Barcelona, que rivaliza con la candidatura Zaragoza- Pirineos, ha tensado unas relaciones que últimamente transcurren por unos cauces obstruidos por quistes que nadie se decide a extirpar. La Vanguardia ha querido tomarle la temperatura al enfermo: ¿Mal pasajero o crónico?

Podrían recabarse un millón trescientas mil respuestas, tantas como aragoneses hay, pero, ante todo, se percibe la sensación de que Aragón reivindica una relación de igualdad con sus vecinos. Acaso un Escucha, Catalunya, secuela transgresora del Escolta, Espanya de la oda de Joan Maragall. O un Escolta, Catalunya, en el catalán occidental del presidente Marcelino Iglesias. Veamos.

“¿Puede indicarme dónde está la oficina aragonesa de promoción de los Juegos del 2022?”.

Si alguien se paseara por Zaragoza haciendo tal pregunta, dejaría a sus interlocutores perplejos. Porque la candidatura es aún, como la barcelonesa, virtual. Ni una pegatina, ni un cartel. La única sede de Zaragoza 2022 está en Facebook. A la espera de escenarios más tangibles, el Heraldo de Aragón describía el martes esta cibercompetición: “Mientras Barcelona apenas tiene varios centenares de fans en los grupos de Facebook que se han creado para apoyar su candidatura, el proyecto aragonés logra muchos más apoyos en la red social”.

Esta rivalidad incipiente se ha trasladado también a los presentes Juegos de Vancouver. En Zaragoza ha sido motivo de debate la improvisada confección de la delegación aragonesa. Hasta última hora se ha especulado con la presencia o la ausencia en la cita del alcalde, Juan Alberto Belloch.

Esta improvisación tiene que ver con algo que es un secreto a voces: hasta la irrupción en escena de Barcelona, la candidatura de Zaragoza era poco menos que clandestina. De hecho, algunos aragoneses con los que ha conversado este diario se refieren aún a ella como la candidatura de Jaca, sin tener presente que la capital aragonesa ha tomado el relevo de la ciudad pirenaica como ariete de la apuesta olímpica.

Eso sí, Zaragoza se ha puesto a trabajar y ha votado en pleno, casi por unanimidad, la integración de la ciudad en el futuro consorcio. Y esa entusiasta dedicación al proyecto la transmite el alcalde Belloch cuando nos recibe en su despacho de la plaza del Pilar.

Belloch admite que no irá a Vancouver porque no tiene garantizada una agenda de primer nivel “y yo no voy a hacerme la foto”. Su prioridad es situar a su ciudad como candidata española. “Creo –aclara– que la relación no se verá afectada; no se trata de una pugna Aragón-Catalunya, sino de un alcalde que ha decidido competir un año después de que Zaragoza presentara su candidatura. Pero nos ha sido bastante útil, se ha concitado un entusiasmo como si se tratara de un Zaragoza- Barça”. Y juega todas las bazas para subrayar las ventajas de su apuesta, como cuando apunta que en Catalunya “hay separatistas que dirán que los Juegos los monta la nación de Catalunya”, mientras que “nosotros no tenemos ese problema, porque somos una modesta nacionalidad y nuestra única nación es España”.

Belloch no cree que las relaciones entre los dos vecinos empeoren, pero reclama un gesto. Recuerda que Zaragoza y el Gobierno aragonés aprobaron trasvasar agua a Barcelona, cuando la sequía amenazaba, “a pesar del coste político y de tener que enfrentarnos a la opinión pública”. “Zaragoza se esfuerza en evitar el socorrido anticatalanismo de otros lugares”, enfatiza el alcalde.

– ¿El AVE les ha acercado más a Madrid o a Barcelona?

– Igual a una ciudad que a otra. Queremos pertenecer a las áreas metropolitanas de Madrid y Barcelona, no me importa que me anexionen. Hemos mejorado mucho la ciudad, las riberas, la introducción masiva de la bicicleta…

– Eso es más barcelonés que madrileño.

– Sí, es cierto, pero aquí tenemos en general a tantos del Barça como del Real Madrid…

La Zaragoza post-Expo luce bien. La crisis ha retrasado la reutilización de los edificios –el pabellón puente de Zaha Hadid está cerrado, a la espera de definirse su uso– pero las riberas, los concurridos espacios verdes evocan la pulcra placidez de la Barcelona postolímpica. Hasta el tranvía se va a incorporar al paisaje. Un auditorio que funciona a gran nivel, los museos renovados y las expectativas creadas por el futuro CaixaForum y un nuevo teatro son otros elementos que fundamentan esta proyección del espíritu Expo. Tal vez esto explique la fe de los zaragozanos en su candidatura. Se han demostrado a sí mismos que pueden jugar en la primera división de los grandes acontecimientos. De ahí el disgusto…

El sentir popular: “Una cosa es competir por albergar un almacén nuclear con pueblos del otro extremo de España y otra competir con un vecino con que el que vas a tener que entenderte siempre”, sostiene Félix José Martínez, dueño de una jamonería en la calle de Bruno Solano.

Acuñada en La Vanguardia por Enric Juliana, la expresión català emprenyat ha evolucionado para acabar definiendo la desazón, la suspicacia, el hartazgo con que alimenta el catalán común su sensación de desapego respecto al ineficiente y altivo Madrid. Cámbiense los actores, y no nos sorprendamos ante la proliferación del aragonés emprenyat. Emprenyat, irritado con el catalán insensible y avasallador. Abundan más en Zaragoza que en Huesca, de la misma forma que siempre será más proaragonés un leridano –el alcalde de Lleida, Àngel Ros, es considerado un modelo de elegancia institucional en los despachos zaragozanos– que un barcelonés.

Y todo esto sucede mientras se intensifica la relación entre ambas comunidades. Un ejemplo: un estudio de la Cambra de Comerç de Barcelona revela que, en el 2007 (el último dato disponible), Aragón pasó a convertirse en el primer destino de las ventas interregionales catalanas, desbancando a Valencia y a Madrid. Una circunstancia que la Cambra atribuye al crecimiento de Aragón entre el 2003 y el 2007.

– ¿Puede verse perjudicada esta integración económica por polémicas como la de la candidatura?

El presidente de la Cámara de Comercio de Zaragoza, Manuel Teruel, responde: “Creo que al final hay que poner cordura a las cosas. Se ha cometido sólo un error, que es que nos enteráramos de la candidatura por los medios, pero no hay nada que objetar a que se presenten”. Conciliador, entiende que el papel de las cámaras es evitar que las polémicas políticas interfieran en el mercado. Y admite haber recibido muestras de afecto y solidaridad del empresariado catalán.

Más allá de los Juegos, Teruel sí ve tendencias de fondo preocupantes que pueden enquistarse y acabar dañando la relación: “Ha habido algunas coincidencias, como el trasvase que paró la gente del delta del Ebro, pero hay cosas en la calle que hieren, temas de redefiniciones históricas, desprecios hacia la historia común… Lo de los bienes de la Franja hace que la gente se sienta despreciada y herida, como la nocturnidad al presentar esta candidatura”. El motor de la industria aragonesa, la factoría de General Motors, parece haberse salvado, aunque ha ralentizado su marcha. Empresa y sindicatos negocian la extinción de 900 empleos. En este contexto, el turismo y la logística –Aragón, espacioso cruce de caminos– se apuntan como alternativas razonables para impulsar una economía que ya muestra síntomas de reactivación, con un crecimiento del 0,09% del PIB en el tercer trimestre del 2009 y la certeza de que el cuarto también se cerró en positivo. La apuesta turística es sólida: Aragón ha invertido en ocho años 188 millones de euros en el sector del esquí, un volumen que no tiene comparación con el de las estaciones catalanas. Tal vez por eso ha caído tan mal la noticia de la candidatura barcelonesa: torpedea una apuesta estratégica. Eloy Suárez, portavoz del PP en las Cortes aragonesas y uno de los artífices del consenso olímpico de la comunidad, recuerda, tras reconocer que las dos ciudades tienen derecho a ser candidatas, que “cuando Barcelona optaba al 92, Jaca retiró su candidatura”. Dicho esto, confiesa que le sorprende ver “el escaso apoyo que tiene la candidatura de Barcelona, comparada con Aragón”.

El mundo de la cultura no es ajeno a este debate. Recabamos la opinión de Cristina Grande, escritora oscense, autora de una hipnótica novela, Naturaleza infiel (RBA), que fue mención especial de los premios Ciutat de Barcelona. Grande ve un antes y un después de la Expo del 2008, que “nos cohesionó, nos quitó el complejo de parientes pobres hartos de que nos roben hasta la historia”. “Que se hable del Reino de Catalunya (y no de la Corona de Aragón) y otras cosas de ese tipo –añade– lo llevamos muy mal, como todas las familias venidas a menos que tienen su pasado, su orgullo. Cuando tocas ese tipo de cosas, es verdad que nos cohesionamos alrededor del no. El orgullo o la dignidad, que no nos lo quiten. Pero no defendemos el no por el no, como se dio a entender en la polémica del agua, cuando nos hicieron quedar como unos miserables que se agarraban al botijo, como unos cazurros”.

Entre quienes sostienen que Aragón tiende a articularse en torno al no figura el escritor gallego afincado en Zaragoza Antón Castro, director del suplemento cultural del Heraldo de Aragón y autor de Cien años del centro aragonés de Barcelona. Para Castro, “el no siempre ha cohesionado Aragón, como está sucediendo ahora frente a la candidatura de Barcelona, que ha provocado una adhesión de más del 90% en torno a la aragonesa. Aunque es cierto que eso no fue así cuando la Expo. Entonces, Zaragoza supo medirse consigo misma”. Sentados en el escay rojo del café Boranda, tercian en el debate el escritor Félix Romeo y el artista plástico Pepe Cerdá. Romeo: “Es verdad que se ha generado victimismo, pero es un victimismo que se aprendió en su día de Catalunya. Los políticos funcionan mejor con consignas de victimismo y paranoia”. Cerdá: “En toda España funciona bien el modelo de agravio”. Romeo: “Barreda (el presidente de Castilla-La Mancha) ya aplica el modelo en su tierra…”. Castro y Romeo apelan a esa autoestima heredera de la Expo, pero no todos están de acuerdo: “Zaragoza es una ciudad bimilenaria que ya era una realidad antes de la Expo –apunta Cerdá–. No es un reto. Un reto es Las Vegas, o el proyecto Gran Escala…”.

Afuera, el viento helado barre la calle. Zaragoza no es Turín, que tiene vistas a los Alpes, pero la visión del nevado Moncayo recuerda su vocación de ciudad que mira a la montaña. Nos retiramos al hotel pensando en la templada Barcelona de tantos otros febreros –que no este–, con sus terrazas orientadas al mar.

Las torpezas de los gobernantes catalanes tensan la relación entre Catalunya y Aragón.

El Gobierno disuadió a Hereu de presentarse a los Juegos de verano

  1. El COI dio a entender que sería difícil que Barcelona tuviera una edición estival a solo 30 años del 92
  2. Los contactos mantenidos con el Ejecutivo y el COE decidieron al alcalde a apostar por el evento invernal
 Jordi Hereu, cuando anunció las aspiraciones de Barcelona. Foto:   PACO LARGO
Jordi Hereu, cuando anunció las aspiraciones de Barcelona. Foto: PACO LARGO

MÁS INFORMACIÓN

XABIER BARRENA
BARCELONA

madrid, entendida no como la bella ciudad castellana sino como los poderes fácticos que allí se hospedan, persuadió a Jordi Hereu de no presentar a Barcelona a la carrera en pos de los Juegos Olímpicos de Verano del 2020, como fue su primera intención. Los contactos a alto nivel mantenidos por el ayuntamiento con el Gobierno y el Comité Olímpico Español (COE) y también, ya en el extranjero, con el Comité Olímpico Internacional (COI) llevaron a Hereu a decantarse, finalmente, por la edición invernal de la competición, en el 2022. Por varios motivos, de toda índole, el alcalde quedó convencido de que optando a los Juegos de invierno, en lugar de los de verano, la candidatura de Barcelona sería una opción ganadora.
El padre de la idea olímpica es Jordi Hereu. Sabedor de que un interés de Barcelona por ser sede de los Juegos podría suponer un auténtico terremoto cuando Madrid aún luchaba por albergar los del 2016, el alcalde confió su idea a un reducidísimo número de colaboradores. En concreto, a su núcleo duro: el delegado de Presidencia, Ignasi Cardelús –encargado de las relaciones institucionales–, y el primer teniente de alcalde, Carles Martí. Más tarde se sumarían el teniente de alcalde Jordi William Carnes –encargado de la promoción económica– y Pere Alcober, responsable de Deportes. La consigna era dejarse la piel por Madrid y, solo en caso de fracaso de la capital española, dar el paso.
Cuando el 2 de octubre el COI eligió Río de Janeiro, el Ayuntamiento de Barcelona empezó a sondear a distintas instancias en Madrid y en el extranjero sobre la posibilidad de saltar al ruedo. La conclusión que se extrajo fue doble. Por un lado, que ni el Gobierno ni el COE aplaudirían una candidatura de Barcelona mientras Madrid no anunciara si se presenta o no a los juegos del 2020. Y dicha decisión, el alcalde Alberto Ruiz-Gallardón, la ha dejado en manos del consistorio que salga de las urnas el próximo mayo del 2011. Un tiempo que Hereu no estaba dispuesto a dar, máxime cuando la candidatura olímpica es una de las principales bazas electorales para las mismas elecciones del 2011.
Pero incluso en el caso de que Madrid deje pasar la opción del 2020, una eventual candidatura catalana a los Juegos veraniegos tampoco contaría con el apoyo sin fisuras de las instituciones españolas por cuanto entienden que Barcelona ya ha tenido sus juegos.

LA VOZ DEL COI / En paralelo, los contactos con la familia olímpica internacional dieron como resultado que, por un lado, la marca Barcelona goza de una gran salud pero que no es suficiente como para conseguir unos Juegos apenas 30 años después de haber organizado los de 1992. Roma, París y Berlín, por poner tres ejemplos, hace más años que Barcelona y España que no ven de cerca la antorcha olímpica.
En cambio, los miembros del COI sondeados sí vieron con buenos ojos una, entonces, posible candidatura de los Juegos de invierno que relanzara el evento. Esta competición ha sido siempre la hermana pobre del olimpismo. En los 90, por ejemplo, se cambió el año de celebración para que no coincidieran con los de verano, que se llevan todos los focos de protagonismo. También el COE vio en los Juegos de invierno tanto una forma de no hipotecar el futuro de Madrid como la posibilidad de contar con una opción vencedora.
Con todos estos elementos, Hereu modeló la candidatura para el 2022. Idea que, además, coincidió con las aportaciones que un grupo de empresarios expresaron en una reunión del plan estratégico.
El ayuntamiento también recabó la opinión de la Casa Real. La aparición de una tercera villa olímpica, tras las de Barcelona y la Cerdanya, podría indicar que la candidatura barcelonesa estudia emplear como subsede las pistas de Baqueira Beret, en el Vall d’Aran.

El Gobierno disuadió a Hereu de presentarse a los Juegos de verano | El Periódico de Catalunya | Sociedad.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers: